Blog

FUERTE COMO UN TIGRE

La magia de un producto centenario.

FUERTE COMO UN TIGRE

El Bálsamo de Tigre, tal y como lo conocemos hoy en día, fue desarrollado a finales de 1870 por un herborista de la Corte del Emperador de China, que emigró a Rangoon, Birmania, y abrió una pequeña herboristería, Aw Chu Kin. Tras su muerte, sus hijos Aw Boon Haw y Aw Boon Par, perfeccionaron la pomada y empezaron a manufacturarla de modo industrial.


El bálsamo de tigre se puede utilizar en los siguientes casos:
• Dolor muscular y articular.
• Migrañas y dolores de cabeza de intensidad leve a moderada.
• Picaduras de mosquitos: para aliviar el prurito.
• Tos: para despejar las vías respiratorias, aplicado en el pecho y en la espalda.
• Resfriados.

Una de las maneras de poder hacer Bálsamo de Tigre es con aceites esenciales.

Ingredientes: aceite esencial de Menta Piperita, Romero Oficinalis, aceite de Eucalipto Globulus, aceite de Clavo, aceite de Canela Corteza, Alcanfor.


De manera tradicional se distinguen dos tipos de “Bálsamo de Tigre”:


Bálsamo de Tigre Rojo: produce un efecto calor, relajante y calmante. Este bálsamo se utiliza sobre todo en el caso de dolores musculares y articulares. También se puede aplicar en caso de problemas reumáticos, artritis, ciática, dolor de espalda, lumbago, contusiones, esguinces, distensiones musculares y lesiones deportivas. Además, se utiliza como una medida preventiva para calentar los músculos antes del ejercicio.


Bálsamo de Tigre Blanco: es especialmente eficaz para los resfriados y los síntomas relacionados con la gripe. Su uso es indicado para dar masajes en el pecho y la espalda en caso de problemas de tos y flema. Cuando la respiración es dificultosa, frotar varias veces una pequeña cantidad de Bálsamo de Tigre blanco en las fosas nasales produce alivio. Los aceites esenciales despejan la nariz taponada. Los linimentos del Bálsamo de Tigre blanco ayudan con los problemas de las articulaciones que a menudo tienen asociados los resfriados.


Las recetas tienen básicamente los mismos ingredientes, la diferencia está en las cantidades. El bálsamo de Tigre Blanco prácticamente no tiene AE de Canela Corteza, elimina el Alcanfor y aumenta el aceite esencial de Menta y el aceite esencial de Eucalipto.


Otra variante también podría ser añadirle aceite esencial de Katafray:
• Para aliviar el reumatismo, dolores de cabeza y de garganta.
• Inflamación de la piel
• La fatiga, astenia y convalecencia
• Reumatismo, artritis y poliartritis
• Dolor, dolor de espalda, dolor de cabeza y dolor de garganta.

Si lo que queremos es un ungüento para los dolores musculares y aticulares, incluyendo artrosis y artritis, lumbago, ciática, etc. nos parece una buena idea incluir en la fórmula aceite esencial de Gaulteria, que es un antiinflamatorio excepcional gracias a su contenido en salicilato de metilo (entre un 85 a 99 por ciento). Se le reconoce con facilidad por su olor a réflex (el famoso producto farmacéutico para las contracturas).

• Alivio del dolor.
• Alivio para el reumatismo y la artritis.
• Ayuda a prevenir infecciones.
• Promueve la salud de la piel y el cabello.

¿Cómo hacer un bálsamo? Aunque sea tu primer bálsamo es muy sencillo, el ingrediente más importante es las ganas que tenemos de hacerlo y que la materia prima sea de calidad.

Para 50 ml de bálsamo vamos a poner a derretir al baño de María 4 gr de cera de abeja virgen en 38ml de aceite de sésamo, que por su molécula especialmente fina tiene una alta penetración en piel, lo que va a facilitar que los aceites esenciales hagan su cometido con mayor rapidez. Lo que sí es interesante es que la temperatura sea la mínima, que no supere los 40 grados, para esto podemos utilizar un termómetro o calcular la temperatura igual que cuando calentamos un biberón; si la mezcla está a la misma temperatura que nuestro cuerpo o un poquitín más, estamos en el camino correcto. Si observamos que toma mucha calor, lo sacamos y seguimos removiendo aprovechando el calor que ya tiene.
Una vez diluida la cera en el aceite ya solo tenemos que incluir los aceites esenciales (un 15%) y remover con una pequeña batidora un par de minutos.
En cuanto enfríe, veremos que espesa, tomando la densidad del mejor bálsamo.

 

 

¡Acércate a conocernos!
Contacto
Esta web emplea cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra Política de cookies.