Blog

ACTITUD

La importancia del camino que recorres hasta lograr lo que deseas y cómo lo recorres

OBJETIVOS

No es fácil ser quien quieres llegar a ser, sobre todo porque tardamos en conocer lo que nuestra actitud y decisiones pueden afectar a nuestra vida, hasta que esto se transforma en una acción que vivo en tiempo presente, aquí y ahora. Dicen que el valor, el coraje en la vida, está en escuchar el corazón y darle cada vez más espacio, importancia. Cuando esto ocurre descubrimos que la vida mejora, dejamos de buscar fuera lo que se encuentra dentro de nosotros. Eso representa mucha más fuerza de la que teníamos hasta este momento, representa coherencia en mis pensamientos y emociones, nos da una mayor cotización en los valores que descubrimos a cada paso.


Una de las cosas que se descubren desde el momento presente es que no hay moral, hay valores. En el momento presente al dejar el pasado en el pasado y el futuro en el futuro, los condicionamientos son mucho menores, nos sentimos plenos y a gusto con nosotros mismos con mucha más facilidad. Conectar con el corazón nos facilita mucho la vida. El ser humano es mucho más cobarde de lo que cree normalmente; a lo largo de los años desde el mismo momento de la concepción, vamos poniendo velos en forma de fidelidades, creencias,… por ejemplo a la mayoría nos cuesta recordar que cada una de nuestras decisiones conforma nuestra realidad, y muchas veces de manera automática dejamos que otros o las circunstancias decidan. Pero eso en si mismo también es una decisión nuestra, propia, de la que somos totalmente responsables y cuyas consecuencias se ven reflejadas en nuestras circunstancias personales.


Cuando aceptamos las cosas tal y como ocurren en el presente podemos también aceptarnos y podemos cambiar la óptica sobre aquello que se ha tornado conflicto o problema. Como si la mente fuese un espejo flexible nos devuelve una versión distorsionada, que nos aleja del momento presente, hasta que lo enderezamos para ver a través del aquí y el ahora.


Observa qué ocurre cuando, en lugar de considerar "mala" una experiencia, la aceptas internamente, le das un "sí" interno, dejándola ser como es.
                                                                                   Eckhart Tolle-  El silencio habla         


Con la práctica y la decisión firme de querer ver las cosas tal y como son dejamos de juzgar, interpretar con nuestro filtro al que se le van cayendo los pañuelos, los velos que impiden que estemos en el momento actual. Difícilmente se puede aceptar una realidad cuando la percepción de ella es una interpretación deformada... Acepto que esa traslación es la que veo y ya he dado un paso hacia el momento presente. Aceptar que lo que veo solo es lo que veo y no "la" realidad, sino tan solo "mi" realidad, es lo que me permite ampliar el espacio que le otorgo a mi corazón.


Al igual que no tenemos que mantener una creencia, costumbre o postura para sentirnos bien y somos libres de cambiar, con frecuencia lo más difícil de estos procesos es respetar que el que cambia somos nosotros, y permitir que la otra, u otras personas sigan con aquello que les proporciona comodidad. Si el que quiere o necesita sacarse la piedra del zapato soy yo, soy yo el que lo hago. En el calzado de mi familiar, amigo o compañero puede que haya otra cosa, o no haya nada, incluso que vaya comodísimo en su pasear con una piedra mayor que la nuestra por dentro de su calcetín. Respetar las decisiones de quienes nos rodean es un arte con una disciplina que podemos aprender.


“Los humanos dependemos, en todos los sentidos, de la ayuda de otros. Únicamente así podemos desarrollarnos. Al mismo tiempo, también dependemos de ayudar a otros. Quien no es necesario, quien no puede ayudar a otros, acaba solo y atrofiado. La ayuda, por tanto, no sólo sirve a los demás, también nos sirve a nosotros mismos.”
                                                        BERT HELLINGER


Crecer siempre supone culpa en algún tipo de grado. Es el motivo por el que nos cuesta tanto el cambio que nos proporciona coherencia individual, y son muchos los casos en los que con nuestra decisión personal pretendemos una decisión grupal, intentando involucrar a los demás en estos procesos, presionamos y forzamos las situaciones, y a las personas para sentirnos menos culpables –Si ellos pudieran ver las cosas como nosotros las vemos, también mejorarían -. Lo cierto es que solo desde nuestra libertad individual conseguimos el éxito en los objetivos personales. Pretender que otros opinen como nosotros es seguir en los mismos juegos de manipulación en circunstancias diferentes, solo cambiamos el paisaje. Cuando aceptamos la culpa que nos proporciona el crecer y aceptamos y amamos a los demás por ser como son -hasta hace más o menos tiempo yo era igual, y eso me ha ayudado a ser quien soy - es cuando realmente se produce el cambio en nuestro interior; y al mismo tiempo facilitamos que otros a nuestro alrededor crezcan, si desean hacerlo desde su decisión individual.

                                                                                             

                                                                                                 Gloria Allegue.

Terapeuta.

info@mesanaterapias.es

 

¡Acércate a conocernos!
Contacto
Esta web emplea cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra Política de cookies.