Actividades Mesana

Yoga

Uno de los motivos más relevantes por los que practicamos Yoga es porque personalmente nos da una oportunidad fácil y equilibrada de tomar conciencia de nuestros cuerpos, de nuestra postura, que no solo es la física sino también la emocional y la psíquica. Acostumbrados al ritmo vertiginoso del trabajo, la productividad, las obligaciones familiares, mantener una vida social activa, encontrar tiempo para seguir estudiando para mantenerte al tanto de todo lo que se va descubriendo dentro de tu profesión y aficiones, ser padre o madre… De repente descubres que dejas de disfrutar de lo que haces porque entras en una espiral en el que hacer las cosas se vuelve muy importante y de alguna manera te olvidas de que es tan importante hacerlas como “cómo” lo haces.

Mujer en postura de yoga

¿Qué es el yoga?

La magia del yoga consiste en que te enseña a moverte, a respirar a bajar tu parloteo mental para poder ver, escuchar, y que tu “acción” sea algo mucho más coherente.

La historia del Yoga es muy extensa, se remonta a cerca de unos 6000 años. En todo ese tiempo se ha podido descubrir todos los beneficios que aportan cada asana y cada secuencia de asanas o kriya. Permitiendo la creatividad hay pocas cosas que no hayan sido contempladas y estudiadas.

Cuando conseguimos que la acción, el pensamiento y el cuerpo estén de acuerdo, entonces nos sentimos bien, la satisfacción está mucho más presente en nuestras vidas.

La magia del yoga consiste es que te enseña a moverte, a respirar a bajar tu parloteo mental para poder ver, escuchar, y que tu “acción” sea algo mucho más coherente. Cuando conseguimos que la acción, el pensamiento y el cuerpo estén de acuerdo, entonces nos sentimos bien, la satisfacción está mucho más presente en nuestras vidas. La serenidad nos aleja del caos, del estrés, nos trae al momento presente y dejamos de actuar de forma mecánica. Igual que aprendemos a respirar y a ser consciente de ello, también aprendemos a no dejarnos llevar por las situaciones externas a nosotros. Lo mismo pasa con el cuerpo, igual que aprendemos a tener una postura correcta físicamente hablando, también aprendemos a tener un centro emocional que nos permite relacionarnos sin olvidarnos de nosotros mismos.

Lo que eres y cómo eres es algo fundamental en lo que las prisas y las formulas milagrosas no parecen ser un remedio. Lo que haces te acompaña siempre, y eso es demasiado tiempo para desaprovecharlo, por eso dedicamos tanto tiempo a formarnos en la escuela, a nivel profesional, o le dedicamos tanto tiempo a nuestras aficiones, a lo que AMAS sea lo que sea… ¿Qué tiempo estás dispuesto a dedicarle a tu serenidad y coherencia, a aprender más sobre ti mismo? ¿Ya te has decidido a despedirte del estrés, de bloqueos, de hacer las cosas en tu vida de forma mecánica?

Promueve el control del cuerpo físico y de la sutil fuerza vital llamada Prana a través de 4 puntos básicos:

  • Respiración adecuada o Pranayama: regulación voluntaria de los ritmos respiratorios y control de la fuerza muscular que moviliza la respiración.
  • Ejercicio adecuado o asana: posturas de yoga en las que se aprende la correcta alineación en función de las capacidades corporales en una secuencia en la que se compensan los ejercicios sobre la columna.
  • Pensamiento positivo: creo a cada momento la mejor versión de mi misma, fomento la confianza y seguridad en mi misma. La mente se entrena en este sentido a través de la meditación, el mindfulness y las visualizaciones.
  • La relajación adecuada o Savasana: el medio natural para establecer armonía en todo el organismo. Al realizarla voluntaria y conscientemente representa un verdadero descanso y una rápida recuperación de energías.

¿Qué beneficios reporta?

Muchas personas llegan a Yoga buscando beneficios a muchos niveles. Aquí exponemos algunos de ellos.

  • Ejercitar, fortalecer y traer conciencia a todo el cuerpo físico (sistemas esquelético, nervioso, circulatorio, hormonal y muscular) y al cuerpo de energía sutil.
  • Equilibrar el funcionamiento de los órganos internos y de las glándulas.
  • Abrir, desbloquear y/o equilibrar las pulsaciones y las vías de energía en el cuerpo.
  • Ayudar a alinear óptimamente el cuerpo, creando patrones de movimientos musculares saludables.
  • Crear estabilidad en las articulaciones.
  • Mejorar la flexibilidad de articulaciones, tendones y ligamentos
  • Aumentar la coordinación de pies y manos, la conciencia espacial y el sentido del ritmo.
  • Promover la auto-disciplina y enseñar la auto-relajación.
  • Aumentar la capacidad de enfocarse y concentrarse.
  • Incrementar el pensamiento de alto orden mediante la optimización de las funciones del cerebro, aumentando el flujo de oxígeno en el cerebro, activando los dos hemisferios del cerebro, previniendo el envejecimiento del cerebro.
  • Fomentar la confianza en sí mismo, el respeto personal, el amor propio, la autoestima, la esperanza y la confianza.
  • Controlar estados de ansiedad y estrés.
  • Fomenta el compromiso con uno mismo.

¿Cómo se desarrolla una clase?

Al empezar a practicar yoga una de las cosas que nos ayudan en la vida cotidiana es que no importa cuántas personas haya en la clase, ese momento es tuyo por entero. Consigues tu movimiento, el tuyo, desde ti a tus límites, dando lo mejor de ti para ti mismo, descubriendo ese territorio ganado con la práctica que sabes que te pertenece porque ya lo has incluido.

La estructura de la clase consta de 5 partes:

  • Sintonización: momento para saludarnos y situarnos en la actitud adecuada de centramiento y consciencia para el inicio de la clase de yoga.
  • Pranayama
  • Calentamiento: movimientos básicos de la columna, saludo al sol.
  • Secuencia de asanas.
  • Relajación y/o visualización guiada y/o meditación.
"La vida se contrae o se expande en proporción al coraje de cada uno." Anais Nin
Contacto
Esta web emplea cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra Política de cookies.